Llevo mucho tiempo en el trabajo de auxiliar de vuelo.

Azafata de vuelo, auxiliar de vuelo, tcp o como queráis llamarlo sigue siendo un regalo poder dedicarme a esto.

A lo largo de mis casi treinta años de profesión me han ocurrido tantas anécdotas que no me caben en un solo blog.

Como ser TCP en Madrid

Con el tiempo os iré contando algunas, sobre todo aquellas de las que recuerdo con más cariño, de las que he ido aprendiendo y de las que hacen que, aún hoy, se me escape sin querer una sonrisa.

Hoy me quiero quedar con las personas que he conocido y os quiero contar el día que llevé en el avión a una pasajera muy especial: la gran Gloria Gaynor.

Curso TCP Corredor del Henares

La multitud de personas a las que he conocido gracias a mi trabajo de tcp me han enriquecido como profesional pero ante todo como persona pero ella fue diferente.

Tenía magia.

En cada poro de su piel se podía sentir que aquel mítico I willsurvive era real. Gloria era una superviviente a todo.

Y desprendía ese poder especial que muy poca gente es capaz de transmitir.

De unas personas y otras he ido aprendiendo. De ella aprendí que una sonrisa vale más que mil palabras.

Vuela gratis

Al entrar sonrió a toda la tripulación y nos preguntó por nosotros.

Es magnífico sentir que alguien tan grande tiene un interés real por saber como estás.

¡Fue una relación tan especial la que se creó entre nosotros que nos regaló unas entradas para su concierto de esa noche!Lo disfrutamos tantísimo, ver la transformación de una persona tan amable en una fiera en el escenario hizo que se nos pusieran los pelos de punta.

Ser TCP en Madrid

Esa es la vida de un tcp: nunca sabes qué puede ocurrir ni dónde puedes acabar el día.

Una estimulante locura que hace de la profesión de auxiliar de vuelo una experiencia única y maravillosa.